Skip to content

Carta del historiador Álvaro Medina sobre la Casa Museo Negret & MIAMP

29/09/2010

 
 

 

Con motivo del 90 aniversario del nacimiento del maestro Edgar Negret Dueñas, y de la conmemoración de los 25 años de fundación de la Casa Museo Negret & MIAMP, compartimos con todas y todos los interesados, la carta que el Historiador del Arte Álvaro Medina, dirigió al Sr. Alcalde de Popayán  Doctor Ramiro Antonio Navia Díaz, con fecha del 29 de octubre de 2008, en la cual ofrece en su condición de especialista en el tema, importantes recomendaciones para encontrar soluciones efectivas a las muchas problemáticas que afronta esta institución museal.

 

 ÁLVARO MEDINA *

HISTORIADOR Y CURADOR DE ARTE

BOGOTÁ, COLOMBIA

Bogotá, 29 de octubre de 2008

Señor Doctor

RAMIRO ANTONIO NAVIA DÍAZ

Alcalde de Popayán

Popayán

REF.: CASA MUSEO EDGAR NEGRET

Respetado Señor Alcalde:

La semana pasada tuve el placer de hallarme en Popayán, invitado a dar una conferencia sobre la obra escultórica de Edgar Negret, uno de los grandes del arte del siglo XX. Con tal motivo visité la Casa Museo del maestro y pude palpar el estado lamentable en que se hallan tanto la planta física como la rica colección de obras que Edgar Negret le legó a su ciudad natal, de gran valor artístico en su mayoría, descollando de tal modo algunas de ellas que bien podrían ser exhibidas con orgullo en la mejores colecciones públicas de los museos de arte moderno que hoy hay en el mundo.

Durante mi breve estadía en la ciudad fui depositario de la preocupación manifiesta que embarga a un importante sector de artistas activos residenciados en la ilustre Popayán. Abrigan todos ellos, con razón, justificados temores sobre el futuro de la colección, duramente afectada por años de incuria y abandono. Le escribo para decirle con todo respeto que yo comparto las inquietudes y temores que ellos tienen, inquietudes y temores que ya fueron divulgados a escala nacional a través de un artículo publicado en fecha reciente por la revista Arcadia de Bogotá. No sobra recalcar que la Casa Museo Edgar Negret contiene un acervo artístico de enorme valor patrimonial, que bien merece ser conservado para alimentar la autoestima de futuras generaciones de payaneses. No es difícil vaticinar que la Casa Museo será en un futuro próximo, cuando el maestro haya muerto y sus esculturas adquieran el aura que el paso del tiempo suele dar, uno de los pivotes artísticos a mostrar a propios y extraños junto al Museo de Arte Religioso.

En este sentido, antes de permitirme la libertad de hacerle a Ud. algunas recomendaciones para poder solventar la difícil situación que como conjunto atraviesan la Casa y la colección, me permito hacerle ver que los bienes culturales de una ciudad o de un país son los únicos que después de siglos y milenios siguen dándoles réditos económicos a los pueblos que tienen la fortuna de poseer monumentos de alcances universales. Las empresas agrícolas, industriales y comerciales nacen y mueren al ritmo de las crisis económicas que cada momento histórico atraviesa, mientras que los hitos culturales permanecen para siempre a condición de que las sepamos cuidar. Si se preservan debidamente, le dan satisfacción al espíritu y propician a su alrededor, con los turistas que llegan, una dinámica comercial nada despreciable por ser generadora de empleo. Popayán y el Cauca deben ser conscientes que una vez sea restituido el orden público en Colombia, su acervo arquitectónico y artístico atraerá un torrente de miradas de dentro y fuera del país, y estimulará un flujo de gentes deseosas de venir a conocer los hipogeos de Tierradentro, el esplendoroso centro histórico de Popayán, el Museo de Arte Religioso, los museos de los prohombres payaneses y la Casa Museo Edgar Negret. Lo interesante de los rápidos ejemplos que aquí menciono es que el único aporte contemporáneo de nosotros es el que se haya depositado la Casa Museo, obtenido por donación de un hijo agradecido de la ciudad que usted administra hoy como Alcalde.

Ahora bien, la situación de la Casa Museo es alarmante y requiere un plan de rescate muy bien concebido. Le sugiero por lo tanto, Señor Alcalde, proceder de inmediato a solicitar ayuda técnica del Banco de la República y al Museo Nacional para poder manejar el delicado asunto con las precauciones requeridas, dada la fragilidad propia de los legados artísticos. En segundo lugar, proceder a solicitar ayuda económica al Banco de la República y al Ministerio de Cultura, ya que las intervenciones a realizar pueden sobrepasar los 500 millones de pesos. Las diligencias deben hacerse a través de oficios precedidos de los respectivos contactos personales con los responsables de las tres instituciones mencionadas. El objetivo es contar con el acompañamiento técnico y el respaldo económico que permitirá rescatar la Casa Museo y su valiosa colección en el término de año y medio. Los oficios deben ir acompañados de un anexo con fotos de la casa y de las obras que la humedad ha deteriorado, con breves comentarios que indiquen la magnitud de cada daño sufrido, tarea que debe delegarse en un restaurador, o, en su defecto, en un artista. El plan podría quedar inscrito en el programa de celebración del bicentenario del 20 de Julio, que va a girar en buena parte en torno a proyectos culturales, razón por la cual hay que actuar de inmediato.

Mientras la ayuda se materializa, informado de que su administración ha dispuesto ya una partida para proceder a resanar las goteras de la vieja casa de la familia Negret, me permito puntualizar los dos pasos a dar previamente, absolutamente indispensables ambos:

1.     Inventario técnico de todas las obras y documentos depositados en la Casa Museo, con indicación de su estado de conservación o deterioro. No sobra mencionar al respecto que la humedad y los hongos afectan a una buena parte del acervo, repercutiendo en los elementos de soporte que son los passe-partout y los marcos.

2.     Retiro y depósito de toda la colección en un sitio apartado, antes de proceder a resanar la casa. Este desplazamiento temporal puede durar cerca de un año y es aconsejable, por lo tanto, contactar a las instituciones que podrían albergar y exhibir temporalmente las obras en las condiciones que garanticen su cabal conservación.

 Hecho lo anterior, se darían los pasos siguientes:

 3.     Refacción de la Casa Museo y construcción de cubiertas traslúcidas en los patios para proteger de la lluvia las esculturas que el maestro distribuyó en los corredores, con orden expresa de no alterar jamás la disposición concebida por él. Para evitar la acción devastadora del sol, las cubiertas deben tener filtros que impidan el paso de los rayos ultravioleta.

4.     Simultáneamente, proceso de restauración de las obras afectadas por la humedad y los hongos. En su casi totalidad las esculturas de Negret deben ser pintadas de nuevo, ya que los colores se han desvanecido por la luz solar.

5.     Renovación total de los marcos que protegen las obras.

6.     Diseño museológico apropiado, con redacción los textos didácticos y elaboración de las fichas de identificación de las obras.

7.     Diseño museográfico que haga atractiva la exhibición de los objetos y documentos.

8.     Plan de educación perfectamente organizado, dirigido principalmente a escuelas y colegios de Popayán y del Cauca (esto último con el concurso de la Gobernación del Departamento), con el fin de que el legado de Negret sea ampliamente conocido y apreciado por la ciudadanía.

9.     Plan mínimo de publicaciones: catálogo completo de la colección, plegables informativos, programas de actividades, postales.

10.  Plan cultural: charlas, conferencias y encuentros relacionados con la cultura en general y no sólo con la actividad propia de las artes plásticas.

Estas son, Señor Alcalde, enumeradas de modo sucinto, las líneas generales del plan de acción que hay que asumir de inmediato. De todos ellos me permito enfatizar los que de manera inmediata hay que urgencia: el inventario técnico de las obras y su relocalización inmediata, antes de proceder a refaccionar la planta física. Quiero hacerle ver que no basta con concentrar las obras en un aposento cerrado de la Casa y con mantenerlas allí, incluso cubiertas con telas plásticas, mientras se intervienen los otros salones. Los enemigos principales de las obras de arte son la humedad y el polvo. Muchas de esas obras han sido ya afectadas por el agua. El polvo tiene la particularidad de volar y penetrar  por las hendijas más estrechas para ir a asentarse en objetos distantes y bien protegidos. Sería lamentable que el polvo se agregara a la humedad y dañara algunas obras de un modo que podría resultar irreparable.

Sin otro propósito que el de querer velar por el legado del maestro Edgar Negret, a quien conocí hace años y he tratado como profesional y como amigo, quedo del Señor Alcalde muy atentamente,

Firmado:

ÁLVARO MEDINA

______
(*) Esta carta se publica ad pedem litteræ con autorización expresa del profesor Medina, manifestada por él durante su última visita a Popayán el pasado 23 de septiembre de 2010, al director de la Casa Museo Negret & MIAMP Sr. Oscar Esteban Hernández.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: